Síguenos por Email

viernes, 22 de mayo de 2015

Pascua de Mayo 2015

Humildad 2015
Mensaje y Saluda del Párroco de El Toboso, Rvdo. D. Juan Miguel Romeralo Santiago, con motivo de las Fiestas Patronales en Honor al Santísimo Cristo de la Humildad.


EL TOBOSO / 22 MAY ■ InfoParroquia.- Aprovechando el calado devocional, espiritual y popular de estos días festivos de la Pascua de Mayo, el Párroco de la localidad, Rvdo. D. Juan Miguel Romeralo Santiago, ha dirigido un mensaje a toda su feligresía y devotos del Santísimo Cristo de la Humildad que reproducimos a continuación:

Saluda del Párroco

El pasado 11 de abril el Papa Francisco sorprendía gratamente a todos los cristianos anunciando un Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia que se abrirá el 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, y se clausurará en la Fiesta de Jesucristo Rey del universo del año próximo.

En la bula de convocación, justo al comienzo, nos sitúa ante el misterio que se abre a nosotros para nuestra consideración y enorme gozo con estas palabras: “Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret”.

Durante toda la pasada Cuaresma y Santa Pascua que estamos cerrando hemos intentado acercarnos con profundidad y con santo respeto a ese Cristo “real” que encontramos tanto en la Sagrada Escritura como en la Tradición viva de la Iglesia; hemos trabajado seriamente por entrar en esa dinámica permanente de purificar la imagen que nos vamos formando del Verbo Encarnado a la luz de esos dos faros de los que no nos podemos separar sin riesgo de falsear no sólo el mensaje sino la persona misma de Cristo.

De la mano del Papa Francisco en esta fiesta volvemos nuestra mirada al Santo Cristo de la Humildad para encontrar en Él “el rostro de la mirada del Padre”. No le miramos simplemente para dirigirle nuestras oraciones, nuestras peticiones, nuestras ofrendas tanto materiales como espirituales; ni simplemente para lamentarnos por lo mucho que le hicieron sufrir otros como si en su pasión nada tuviéramos que ver cada uno de nosotros. Lo más importante nunca es lo que le damos o pedimos nosotros sino lo que Él nos dice y nos ofrece. Y lo que primero nos regala y descubre es ese gozoso misterio de que tenemos un Padre que tiene un corazón misericordioso y la tarea del Santo Cristo es recordárnoslo siempre que nos acercamos a su ermita a saludarle. “El rostro de mi Padre nadie lo ha visto nunca…el Hijo único, que estaba en el seno del Padre es quien lo ha dado a conocer”.

El rostro del Santo Cristo de la Humildad, bien lo saben los toboseños de buena voluntad, no es un rostro silencioso, inerte o indolente; y no simplemente porque muestre dolor -podría mostrar dolor por su sufrimiento y no preocuparse de nada más como tantas veces nos podría echar a cara a nosotros- sino porque a pesar de tener motivos para centrarse en su aflicción siempre la pone a un lado para descansar su mirada y su corazón en su Padre y en nosotros.

Dejemos que, al menos en estos días, el Santo Cristo sea el centro de la vida de este pueblo y esta parroquia; de título y de realidad. Si es “Patrón” dejemos que ejerza de dueño, si es “Señor” permitamos que actualice su señorío, si es “Dios” aceptemos sus designios.


Rvdo. D. Juan Miguel Romeralo Santiago
Cura Párroco

FOTO:

© InfoParroquia EL TOBOSO, 2015

001.- Estandarte