Síguenos por Email

lunes, 18 de abril de 2016

Convento Trinitarias

Una joven malgache hace su «profesión simple» en las Trinitarias de El Toboso

Coincidiendo con la 53ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones que la Parroquia y los Conventos toboseños de Clarisas y Trinitarias celebraron este domingo pasado.


EL TOBOSO / 18 ABR ■ InfoParroquia / Jorge Holguera (Enviado especial).- Solemne Domingo IV de Pascua o del Buen Pastor el de ayer, 17 de abril, en el que sor María Honorine de Santa Inés hizo su profesión temporal en la Comunidad de religiosas contemplativas trinitarias de El Toboso (Toledo). Esta joven malgache consagró su vida a Dios y emitió los votos de obediencia, castidad y pobreza en una ceremonia marcada por el acento y alegría malgache en medio de la feligresía toboseña que se unió a esta celebración vocacional.

El colorido de las prendas que llevaban varias niñas de la localidad y que durante días antes habían ensayado danzas típicas con las religiosas malgaches de este monasterio, combinaba muy bien con una verdadera felicidad vocacional que mostraban las hermanas trinitarias, los religiosos que las acompañaban y sobre todo, la joven monja que, en dicho acto cambiaba el velo blanco de novicia por el negro, «como signo de consagración a Dios y de entrega al servicio de la Iglesia y de Cristo», explicó el Rvdo. D. Eduardo Toledo, capellán de este convento de la Inmaculada y San José, quien además fue el sacerdote encargado de presidir dicha ceremonia y celebrar la solemne misa. En dicho acto le acompañaron otro sacerdote jesuita y dos diáconos franciscanos, los tres malgaches, al igual que la hermana profesa. También llegaron otras personas amigas de la Comunidad y sobre todo de El Toboso, como pueblo cariñoso que acompaña y arropa a las trinitarias en cada ocasión precisa, al igual que lo hiciera a la llegada de la Venerable Madre sor Ángela María de la Concepción, fundadora de esta Comunidad, en el año 1680, y en posteriores momentos importante de la longeva vida de este convento.


Varios fueron los símbolos a destacar de esta ceremonia religiosa, entre los cuales, uno de ellos fue la emisión de los votos temporales por parte de sor María Honorine de Santa Inés acompañada por su maestra, sor María Judith del Santísimo Sacramento, que la cambió el velo, y por la priora sor María García del Niño Jesús, en cuyas manos emitió la fórmula de la profesión, en el momento más solemne del acto, prometiendo lo que ya vive en la clausura y contemplación.

Los ritmos y la música en malgache y castellano se turnaron para enriquecer con el valor añadido de la mezcla, una celebración en la que destacaron respetuosas danzas malgaches en diferentes momentos puntuales, que arroparon la celebración de la eucaristía para dotar a esta fiesta de elementos de ambas culturas. El afinado coro parroquia de El Toboso también formaba parte de este equipo intercultural. Entre los asistentes destacó la presencia del Laicado Trinitario y de autoridades, como la propia alcaldesa del municipio, Ilma. Sra. Pilar Arinero.


Entre las palabras reseñables, quedan las elegidas por sor María Honorine de Santa, también las de Eduardo Toledo, que dejó una bella homilía en la que explicó el significado de la ceremonia,

Al concluir, la Comunidad obsequió a los asistentes con un refresco, pero antes hubo ocasión de felicitar a sor María Honorine de Santa Inés, que recibió el abrazo de El Toboso y entregó a cada persona un recordatorio con la imagen de Santa Inés y una frase de esta santa que trasmite su propia vocación: «a Él solo guardo fidelidad, a Él solo me entrego con todo mi ser».

El Toboso (España) – Tsiroanomadidy (Madagascar)

La comunidad de trinitarias contemplativas de Amparihikambana (Tsiroanomandidy), en el país africano de Madagascar, se fundó en el año 1988 con la llegada de varias religiosas procedentes de las comunidades jienenses de Alcalá la Real, Andújar y Martos, Lima (Perú) y la manchega localidad de El Toboso. De esta última salió un 13 de octubre de aquel año rumbo a esta nueva misión sor Trínitas Coronado para iniciar y poner la primera piedra del nuevo de convento malgache, que iniciaría su nueva andadura el 29 de marzo de 1989 y obtuvo la aprobación canónica de la comunidad el 20 de junio de 1990.


Desde entonces, El Toboso ha tenido una especial vinculación con el continente africano. Inicialmente porque contaba con una de sus misioneras más insignes en Madagascar, además de otros misioneros en diversos países africanos. Pero sobre todo porque a mediados de los años 90 del siglo pasado, varias jóvenes malgaches se trasladaron hasta el Monasterio trinitario de El Toboso para completar en esta “casa madre” su proceso vocacional y de formación inspirada en la obra mística y reformadora de la Venerable Madre Sor Ángela María de la Concepción (1649-1690).

Así, la comunidad de monjas Trinitarias de El Toboso siempre ha contado entre sus filas la presencia de vocaciones venidas desde Madagascar, como es el caso de la nueva profesa siemple, Sor María Honorine, y la de otras tres jóvenes más que viven en este convento.

FOTO:

© Jorge Holguera, 2016

001.- Sor María Honorine con las integrantes del Laicado Trinitario en El Toboso

002-004.- Durante el rito de la profesión

005-007.- Algunos momentos de la celebración

008.- Actual comunidad. Señalada con una flecha, sor Trínitas Coronado, misionera contemplativa en Madagascar.