Síguenos por Email

jueves, 3 de mayo de 2012

Fiestas y Tradiciones


Cruz de Mayo en El Toboso.

En la Patria de Dulcinea, el origen de la fiesta en honor a la Santa Cruz de Mayo se pierde en el tiempo. Religiosamente, parece tener su arranque en la antigua ermita y cofradía de «la Veracruz», hoy desaparecidas.

EL TOBOSO / 3 MAY ■ InfoParroquia.- A lo largo del año son dos las fiestas que la Parroquia San Antonio Abad de la localidad toledana de El Toboso tiene dedicadas al culto de la Cruz. Por un lado la Invención de la Santa Cruz, que se celebra hoy 3 de mayo, y la Exaltación, el 14 de septiembre. Ambas han aparecido siempre en el calendario litúrgico toboseño. La primera, también reconocida como "cruz de mayo" a cuyo alrededor siempre se ha vivido esta fiesta con bailes, juegos y coplas (cantos de mayo) y la de septiembre, que durante mucho tiempo estuvo unida a las fiestas del Dulce Nombre de Jesús en donde se rendía culto y devoción a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno con la cruz a cuestas.

La Exaltación conmemora la dedicación de las basílicas de Jerusalén y la de la Invención de la Santa Cruz, conmemorada desde antiguo, aparece en todos los calendarios y fuentes litúrgicas mozárabes, poniéndola en relación con el relato del hallazgo por Santa Elena de la auténtica Cruz de Cristo. En El Toboso, estas fiestas se celebraron gracias a la presencia de una de sus ermitas y hermandades más antiguas, «la Veracruz», hoy desaparecidas.


La celebración popular de la fiesta de la Santa Cruz de Mayo, la que hoy se conmemora, apenas hay datos antiguos. Los primeros testimonios que conocemos se remontan tan sólo a finales del siglo XVI, aunque este vacío documental no implica necesariamente que la fiesta no existiera desde antes. En cualquier caso, parece que la celebración popular de la Cruz de Mayo tal como la se ha conocido en El Toboso alcanzó su máximo esplendor durante los siglos XVIII y XIX, para empezar a decaer a principios del XX. Esta fiesta, en su vertiente popular, estuvo muy extendida en El Toboso y en el conjunto de toda La Mancha, aunque con variaciones muy significativas de unos pueblos a otros. A pesar de ello, la celebración ha presentado siempre en todas sus manifestaciones una serie constante de elementos comunes, como es el hecho de que el centro de la fiesta sea precisamente una cruz, de tamaño natural o reducido, que se adorna a base de ramos y flores, en recuerdo también de la Resurrección de Nuestro Señor, en antagonismo con la fiesta del 14 de septiembre. Y a su alrededor se ha vivido la fiesta con bailes juegos y coplas, como es el canto de los mayos. Actualmente es una conmemoración que solo pervive en la memoria.

FOTO:

© Pepeltoboso, 2010

001.- Ofrenda de un manojo de flores a la Cruz de Mayo, instalada en la fachada sur de la Iglesia Parroquial de El Toboso tras su restauración integral (1993-1996)